Sobresalientes en la cabeza

No siempre se puede tener un cabello sedoso y brillante, libre de bulto u otros problemas. En algunas ocasiones se presentan problemas a nivel extremo que son necesarios de tratar con la ayuda de un especialista capacitado.

Esta es la historia de Rhonda, una mujer luchadora y emprendedora. Para muchas personas es una mujer dedicada a su vida y familia. Se destaca por su sencillez y gran amabilidad a la hora de comunicarse con otras personas; sin duda podría ser de esas mujeres que encantan con solo escucharles hablar.

Rhonda decidió que era el momento de deshacerse de un grave problema estético, el bulto que se hallaba en su cabeza, desde joven tuvo inconvenientes con bultos que sobresalían de su cuero cabelludo, algunos de ellos parecía un pulgar y eso sin duda era un grave problema para ella.

Una visita exitosa.

Luego de un viaje exitoso, llego el momento que más había esperado Rhonda en su vida. La visita que tendría con su médico especialista, este sería el que podría profundizar más en el por qué aparecían los bultos en su cabeza y si era posible retirarlos sin necesidad de procesos más complejos.

Luego de una examinación rápida de los bultos que sobresalían de su cabeza, su especialista encontró algunos cuerpos extraños. Uno de los grandes bultos parecía un cuerno, para Rhonda era uno de los problemas más graves; ya que los otros solo eran bultos con menor tamaño con la oportunidad de ocultarse con su cabello.

Rhonda tenía miedo de que se tratara de un problema serio el gran bulto; para su suerte el médico tratante le dijo que existía la posibilidad de extirparlos y poder enviarlos al laboratorio para realizarle estudios correspondientes y poder descartar la posibilidad de un cáncer.

Extirpando el gran bulto

Se realizó un procedimiento simple. Su especialista le detallo como se realizaría el proceso, desde la anestesia que sería aplicada hacia como se realizaría el proceso de extirpar los bultos de su cabeza. En el procedimiento no habría dolor, de igual manera Rhonda debía notificar alguna molestia.

La especialista que realizo el procedimiento pidió el consentimiento para poder grabar el proceso. Poco a poco se retiraron los quistes que tenía en su cabeza, algunos de ellos fueron algo más complicados que otros. Sobre todo el que parecía un gran casco en su cabeza fue el problema principal de todo el procedimiento.

Luego de haber extirpado los 7 quistes, su especialista tomo una muestra de su tejido que envió hacia laboratorio, de esta forma podría estar seguro de que no se trataba de un cáncer de piel y que Rhonda podría disfrutar su nueva vida sin el molesto casco en su cabeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Más información