Caso de joroba colosal

Las jorobas son muy comunes, y pueden aparecer por razones como mala postura, genética, entre otros. Sin embargo, existen distintos casos de joroba en todo el mundo, y hay unas que pueden aparecer por razones como acumulación de grasa.

En el caso de joroba colosal, la doctora atenderá a un paciente con una joroba en su nuca. El paciente desarrolló esta joroba en su adolescencia y luego comenzó a padecer de problemas del nervio ciático.

 

El caso 

El paciente dejo de sufrir del nervio ciático, sin embargo, el bulto en su nuca continúo creciendo y creciendo hasta llegar a volverse una joroba de proporciones colosales. Esta joroba no presentaba este tamaño tan grande hace unos años, ya que comenzó siendo del tamaño de una pelota de béisbol.

Se trata de cubrir el bulto con ropa, pero en algunos casos resulta imposible lograr este cometido. Muchas veces, las prendas se atascan con la joroba, lo que lo vuelve un proceso muy molesto para el paciente.

La profesión del paciente, incluye cargas excesivas de peso, lo que pudo haber tenido que ver en el empeoramiento de su joroba. El paciente se siente muy frustrado, ya que no puede desempeñar sus labores efectivamente, y tiene miedo de chocar vehículos al conducir.

Su frustración solo continua, y decide llamar a una doctora especialista en el tema de afecciones poco comunes como las jorobas. Tras establecerse la cita médica, el paciente se dispuso a viajar desde su hogar hasta el lugar de la consulta.

La consulta 

El día de la consulta, el paciente arribó a tiempo y se encontraba en la espera de una respuesta a su problema por parte de la doctora. Se procedió a realizar una examinación de la joroba del paciente, y la doctora realizó las preguntas adecuadas.

El paciente respondió que tomó esteroides por dos semanas, y los médicos que lo recibían, no le brindaban ningún tipo de respuesta al problema en su nuca, lo que lo llevó a empeorar mucho más.

Hay dos razones por las cuales este problema puede aparecer, una almohadilla de grasa  o una joroba de búfalo. Esto último se refiere a acumulación de grasa mal organizada, la cual puede empeorar al momento de incorporar esteroides.

También puede ocurrir debido a un lipoma, lo cual corresponde a un grupo de células bien organizadas de carácter adiposo.  Debido a que el paciente ingirió cortisol, se pudo desarrollar un lipoma en su nuca.

Para verificar y comprender mejor el problema, se debió examinar de cerca esta acumulación de grasa o joroba que el paciente presentaba en la zona posterior de su cuello. Los resultados dictaminaron que el problema debía ser tratado, para garantizar una mejor vida para el paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Más información