Esto le pasa a tu cuerpo si te duchas con agua fría una semana

Numerosas personas aseguran que usar agua fría para las duchas resulta beneficioso para el cuerpo. A pesar de ello, pocos individuos conocen con exactitud las ventajas de hacerlo de manera continua. Por ese motivo, resulta práctico analizar estudios confiables que demuestran si esas afirmaciones son ciertas o no.

Duchas con el uso de agua fría: Estudios analíticos

Distintas investigaciones se han llevado a cabo para determinar los efectos que experimentan las personas que se duchan con agua fría. Uno de esos estudios fue dirigido por la universidad de Virginia, produciendo resultados interesantemente provechosos. Ese estudio recibió el siguiente título: “Adapted Cold Shower as a Potential Treatment for Depression”.

El periodista Patrick Huguenin, de Estados Unidos, fue otro de los individuos que decidió hacer estudios al respecto. De hecho, este hombre comprobó por sí mismo las recompensas de usar agua fría al ducharse. El experimento probatorio lo llevó a cabo durante toda una semana y expuso las conclusiones de su investigación personal.

¿Cuáles son los beneficios de usar agua fría para ducharse?

Los numerosos estudios realizados referentes al tema de las duchas con el agua fría han revelado múltiples beneficios. Detallarlos uno a uno puede animar a más personas a probar este tipo de duchas a las que el cuerpo se acostumbra. Debido a ello, el impacto que tenga el agua se irá reduciendo en cuestión de segundos.  

Energía

Uno de los beneficios destacados de las duchas con el agua fría es la sensación de energía que proporcionan. Eso se debe a que la temperatura baja del agua aumenta la adrenalina que se presenta en el cerebro. Además de ello, el importante sistema nervioso se activa cuando la persona se baña con agua muy fría.

De manera similar, investigaciones han relacionado las duchas frías con la disminución de la depresión. Al ser consideradas antidepresivos naturales, la popularidad de las duchas en las que se usa agua fría se ha extendido. Por otro lado, es provechoso que estas duchas mejoren la concentración que manifiesta la persona en sus actividades diarias.

Ahorro

Los costos provenientes por el consumo de agua disminuyen cuando se usa agua fría en las duchas. Eso se debe a que los individuos pasan menos tiempo bañándose, contribuyendo a que terminen antes de arreglarse. Esto, a su vez, se relaciona con una mejor distribución de tiempo y una organización más apropiada.

Mejor piel

La temperatura elevada del agua mejora la piel al hacer contacto directo con ella cuando las personas se bañan. Hablando específicamente, una ventaja del uso de agua fría para ducharse radica en que la piel presenta una apariencia menos reseca. Por otra parte, distintos individuos han confirmado que, al tomar duchas frías, sudan con una intensidad menor.

Ese beneficio se percibe sobre todo cuando las personas se dedican a hacer ejercicio. Claro está, es importante aclarar que no se recomiendan los cambios bruscos de temperatura en el cuerpo. Por lo tanto, si la persona está muy acalorada o caliente, lo mejor es que se refresque un poco. Luego de ello sí podrá tomar la ducha fría.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *