Una gran bola de baseball

Es muy común que la vida no siempre resulte igual que como otros la pintan. Es muy fácil destacar en la sociedad por culpa de problemas estéticos que se presentan en la piel de la persona, algunos de ellos insignificantes a los ojos de otros, pero para los portadores suelen ser problemas que desmotivan a gran escala y afectan la autoestima.

Esta es la historia de Heather, una mujer emprendedora, madre y esposa. Se le conoce por tener un carácter único y motivacional hacia otras personas, pero ella esconde un gran secreto debajo de sus pantalones.

Con solo 32 años Heather tiene problemas estéticos al nivel de su entrepierna, en donde apareció un gran bulto que tiene el tamaño de una bola de baseball. Para ella es un problema estético y a nivel de comodidad ya que, resulta muy difícil el poder sentarse y además de ello le provoca suma vergüenza.

Un problema de muchos años.

Heather tiene dos hijos, y cuando su primer bebe nació hace 10 años, ella pudo notar como una pequeña bola comenzaba aparecer en la parte trasera de su pierna. Pensó que se trataba de todo el peso que había ganado durante su embarazo y que el grano que había salido desaparecería con el tiempo.

Para su sorpresa comenzó a crecer cada vez más, eso hizo que se alertara y rápidamente pidiera una cita con su ginecóloga que le menciono que se trataba de un nódulo, un quiste sevacio que desaparecería cuando ella perdiera peso.

Heather comenzó a hacer ejercicio hasta más no poder, incluso llego a perder 13kg, pero eso no fue suficiente. La bola seguía creciendo y se mantenía en el mismo lugar ¡y mucho más grande!

Ella temía asistir a otros especialistas debido a su problema de queroides. Aunque una vez se realizó la extirpación de uno, estos comenzaron a crecer descontroladamente en su cuerpo, creando un temor hacia las cirugías en Heather.

Un final feliz sin la bola.

Debido a los problemas que Heather presentaba por el lipoma en su muslo, decidió asistir a una consulta con un especialista que determinaría si era posible poder retirarlo y de esta manera continuar con su vida.

Su especialista exploro cuidadosamente el quiste desde el exterior, era blando y flácido lo que sería señal de que seguramente podría retirarse sin problemas de su piel. Heather complacida acepto que se realizara el procedimiento, aun con su temor hacia las cirugías, acepto que se grabara el procedimiento.

Heather quedo complacida y agradeció a su especialista por haber retirado el quiste de su pierna, sin duda alguna será un nuevo comienzo en su vida y podrá disfrutar sin sentir una bola rozar entre sus piernas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Más información